Real Observatorio de Madrid

Un pedazo de la Historia de la Astronomía en pleno centro de Madrid.

Ayer fuimos a visitar el Real Observatorio de Madrid, después de haber hecho la reserva hace casi un mes. La verdad es que íbamos con muchas ganas pero ha superado mis expectativas con creces!

Prefacio: El Problema de la longitud

Calcular la latitud a la que nos encontramos es sencillo, sólo hay que observar el ángulo que forma la estrella polar con el horizonte. Cuanto mayor este ángulo, mayor nuestra latitud (más cerca del polo norte estamos).

Si la estrella polar se encuentra más cerca del horizonte, es que nos estamos acercando al ecuador.

Pero establecer la longitud (posición este-oeste) en el mar es mucho más complicado, ya que el cielo va girando, y para hacerlo con precisión son necesarias tres cosas:

  • Mapas astrales precisos junto con la hora exacta de salida y la posición de cada estrella, en una ubicación concreta (puerto).
  • Saber la hora -en un momento dado- del lugar de referencia donde se ha tomado esa medición original de la posición de la estrella,
  • Medir la posición del sol o de una estrella y usando de referencia las tablas y la hora en puerto, calcular hora local.

Para ello, además de las tablas de posiciones y un sistema de medición de ángulos (a partir de 1750, el sextante), eran necesarios relojes mecánicos con lo que saber la hora “en puerto” que fueran más fiables que los rudimentarios relojes de péndulo de Huygens.

Funcionamiento del Sextante
Cronómetro Marino en el Real Observatorio de Madrid

Dado que la Tierra gira a una velocidad constante de 360° por día, o 15° por hora, en el tiempo sidéreo existe una relación directa entre el tiempo y la longitud.

Si el navegante puede conocer con antelación la hora en el puerto de salida de algún acontecimiento que él mismo también pueda observar unos días después (por ejemplo, un determinado suceso astronómico) y también sabe la hora a la que en su barco se observa dicho acontecimiento, la diferencia entre la hora en tierra y la hora en la nave le dará la posición relativa de la nave con respecto a tierra.

Conocer el tiempo local aparente es relativamente fácil. El problema, en última instancia, fue la forma de conocer a gran distancia la hora exacta del puerto de partida.

Historia de la longitud: Tiempo igual a longitud

Real Observatorio de Madrid

Fue en este contexto en el que las monarquías europeas empezaron a invertir más medios que facilitasen la navegación de sus armadas, en este punto extendidas ya por todo el mundo.

España necesitó la astronomía por su aplicación a la navegación, al tener que controlar un enorme imperio de ultramar. Fue una aproximación pragmática, como ayuda al comercio, las comunicaciones y su expansión. Pero en algún momento el arte de navegar se convirtió en la ciencia de navegar, siendo Jorge Juan uno de los principales artífices de esta transformación.

Fue precisamente él quien sugirió al rey Carlos III el establecimiento de un Observatorio Astronómico de la Armada en el sur de España, fundado en 1753 y dedicado a resolver el problema de la longitud en el mar

Real Observatorio de Madrid – Wikipedia

Si estáis en Madrid, o venís de visita, no perdáis la oportunidad de visitarlo!


Péndulo de Foucault

El edificio principal, donde está la colección de instrumentos, cuenta con una réplica del Péndulo de Foucault.

La experiencia del péndulo de Foucault es una prueba efectiva de la rotación de la Tierra. Incluso si la Tierra estuviese y hubiese estado siempre cubierta de nubes, la experiencia de Foucault permitiría demostrar que la Tierra está girando.

Igualmente, este péndulo permite determinar la latitud del lugar sin recurrir a observaciones astronómicas.

Péndulo de Foucault – Wikipedia
El trazo verde muestra el recorrido alabeado del péndulo respecto al suelo (el marco de referencia rotatorio).

He tenido la suerte de grabar en video justo en el momento en el que el péndulo tiraba uno de los marcadores de madera:

Ver en Youtube

Biblioteca del Observatorio

De hecho se trata de una biblioteca pública municipal y se pueden hacer préstamos.

Pilar de gravedad absoluto, anclado a Roca madre y aislado del edificio:

Reproducción del observatorio antes de la invasión francesa. La puerta de acceso que se ve abajo a la izquierda está actualmente enterrada.


Sala de mediciones

En una de las alas laterales del museo hay una sala desde donde se tomaba la hora de salida de las estrellas, para poder calcular la longitud en las cartas de navegación, como decía al principio del todo.

De hecho hasta finales de los años 70 se daban desde aquí las señales de notificación del amanecer, que se emitían por la radio.


Telescopio de William y Caroline Herschel

Mi interés por la astronomía llegó después -y de la mano de- mi interés por la fotografía. Y la dinastía que mejor encarna esta continuidad es la de los Hershel, William (padre) y John (hijo).

William Herschel contruyó el mayor telescopio hasta el momento, gracias al cual descubrió el planeta Urano, entre muchas otras cosas.

Luego de trabajar sin cesar durante dos años, William completó en 1789 la construcción de su más grande y poderoso telescopio con una apertura de 1,2 m, conocido como Telescopio de 40 pies.

Lo apuntó al cielo nocturno por primera vez el 28 de agosto y en contados minutos descubrió la sexta luna de Saturno, Encélado.

Este telescopiao mantuvo la marca de ser el mayor telescopio del mundo durante más de cincuenta años

William Herschel – Wikipedia

Herschel construyó otro gran telescopio reflector de 60 cm de diámetro, conocido como el telescopio de 25 pies, que fue enviado a España al alrededor de 1802 e instalado junto al edificio Villanueva del Real Observatorio de Madrid.

Durante la guerra de independencia se perdió mucha instrumentación, incluyendo el resto del telescopio, pero el espejo aún se puede ver expuesto en el Real Observatorio.

Espejo de 60cm original del telescopio de 25 pies de William Herschel , que sobrevivió gracias a que fue enterrado durante la ocupación francesa.

Réplica del telescopio realizada entre 1996 y 2002 bajo la dirección de Jesús Gómez González, en ese momento director del Real Observatorio de Madrid. La estructura de madera se encargó a los astilleros de Bermeo.


Pues eso, que los amantes de la astronomía y de la Historia de la ciencia tenemos una auténtica joya aquí en el centro de Madrid, no dejéis de visitarlo!

Si estáis en Madrid, o venís de visita, no perdáis la oportunidad de visitarlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s