El loco de la vía

El loco de la vía vivía por donde corría con monotonía el tren a horario,
con atraso, pero todos los días.
Tenía una casa barata, chata, además de lata, techo que había hecho
con esos desechos que se encuentra a gatas, en la precaria orilla ferroviaria.
Tenía un perro puntiagudo, con alma de felpudo, que siempre estaba echado,
como entredormido, parecía cansado con solo un ladrido.

Con un grillo minúsculo atornillaba crepúsculos
y en el barro violeta de la quieta cuneta,
una luna roja de sangre se le antoja la luz de la barrera.
El loco de la vía abría a las mañanas una ventana nueva
con cortinas finas de estrellas vepertinas
y en el humo alargado de su fuego gastado se elevaba y ondeaba
una blanca bandera más alta y más grata que la del guardabarreras.

Tenían una mirada suburbana entre verde y cansada
y aunque veía parecía que ya no mirara
o que no le importaba todo lo que había.
Una voz de vino, amarga que a muchos les dolía,
y cuando el tren pasaba con su marcha cansina, rutina encadenada,
él no decía nada, pero, se sonreía, y molestaba, claro al oficinista
que desviaba la vista con el sentido práctico de los burocráticos
que viven de rodillas tras la ventanillas
y que creen sólo en las cosas que están en las planillas.

A la señora beata santa mojigata con alma de rosario y de pecado diario
que con recogimiento y arrepentimiento de confesionario
siempre se escondía del loco de la vía, claro, como no pedía…
¡ah! si hubiera ido por la sacristía,
si hubiera sido como los demás que lamían consuelos no le molestaría,
y hasta pagaría con una limosna la paz en el cielo.

Al señor pudoroso, serio, moralista, ese que da el asiento correcto,
educado que por las noches vive en el mareo loco devaneo
de plumas de coristas y un amor pagado,
al pseudo inteligente con cara de valiente, de duro intransigente,
que se cree reformista, que cuando lo veía, al lado de la vía,
al sol sin la camisa, desafiar al mundo con su risa,
comprendía que él, también iba en el tren, el de todos los días.

Al político retórico, crítico porque no lo votaba el loco de la vía,
y a los vendedores y a los prestamistas porque no compraba y no se vendía,
a los poderosos porque era orgulloso,
a los desgraciados porque no era esclavo,
a la hipocresía porque no creía y a los mansos porque se comprometía,
claro, les molestaba porque aún callado, nunca se callaba,
es que era un mal ejemplo el loco de la vía, había que aplastarlo,
borrarlo, desterrarlo, no vaya a ser que un día quieran imitarlo,
es un enemigo, vive al sol, no es mendigo y hasta, a veces, canta,
es un subversivo…; y vinieron veinte carros de asalto,
cuatro de explosivos, un camión de la perrera,
un destornillador para aflojar los grillos, máscaras antigases,
carros autobombas, sesenta mil mangueras
para aplacar el humo blanco de su blanca bandera.

Le aplastaron la casa barata y chata,
le expropiaron al perro puntiagudo con alma de felpudo.
El loco de la vía reía todavía, y gritó libertad, con su voz que dolía,
–éste ya está en la lista– dijo el oficinista,
y la santa señora en un avemaría pasaba la alcancía,
el señor circunspecto miraba muy correcto,
los hipócritas se compadecían,
el político crítico con sentido analítico dijo que era anárquico,
que su fin era típico; los poderosos repetían con gozo: es un ejemplo claro;
la libertad no existe, decían los esclavos,
y los mansos con quietud de remanso rezaban
y un curita les decía: arrodillados hijos, siempre arrodillados, hijos.

Y así se lo llevaron al loco de la vía.
Y en su lugar de lata de lunas escarlatas,
con ventanas nuevas todas las mañanas,
con cortinas finas de estrellas vespertinas,
picotean el crepúsculo de algún grillo minúsculo
unas cuantas gallinas.

Murió a los 71 años Rafael Amor, militante de la canción testimonial. El trovador argentino radicado en España desde 1974 falleció en la ciudad de Lanús, provincia de Buenos Aires.

https://www.telam.com.ar/notas/201912/418740-murio-a-los-71-anos-rafael-amor-militante-de-la-cancion-testimonial.html

El hambre no avisa nunca. Vive cambiando de dueño.

“No le llames extranjero” – Rafael Amor

Oglala, South Dakota. Wounded Knee 1890-1973

https://www.reddit.com/r/dataisbeautiful/comments/ipb5q4/oc_poverty_rate_in_the_united_states_2018/
What is that black spot in south-south Dakota?

The county’s per-capita income makes it the poorest county in the 50 states and District of Columbia. (28 county-equivalents in the U.S. territories are poorer). Oglala Lakota County is the only dry county in South Dakota.

https://en.wikipedia.org/wiki/Oglala_Lakota_County%2C_South_Dakota

The Wounded Knee Massacre, also known as the Battle of Wounded Knee, was a domestic massacre of nearly three hundred Lakota people, by soldiers of the United States Army. It occurred on December 29, 1890

https://en.wikipedia.org/wiki/Wounded_Knee_Massacre

The Wounded Knee Occupation began on February 27, 1973, when approximately 200 Oglala Lakota and followers of the American Indian Movement (AIM) seized and occupied the town of Wounded Knee, South Dakota, on the Pine Ridge Indian ReservationPaul Manhart S.J. and ten other residents of the area were apprehended at gunpoint and taken hostage. The protest followed the failure of an effort of the Oglala Sioux Civil Rights Organization (OSCRO) to impeach tribal president Richard Wilson, whom they accused of corruption and abuse of opponents. Additionally, protesters criticized the United States government’s failure to fulfill treaties with Native American people and demanded the reopening of treaty negotiations to hopefully arrive at fair and equitable treatment of Native Americans.

Oglala and AIM activists controlled the town for 71 days while the United States Marshals ServiceFBI agents, and other law enforcement agencies cordoned off the area.

Afterward AIM leaders Dennis Banks and Russell Means were indicted on charges related to the events, but their 1974 case was dismissed by the federal court for prosecutorial misconduct, a decision upheld on appeal

https://en.wikipedia.org/wiki/Wounded_Knee_incident

La verdadera historia de la muerte de Francisco Franco (1960) – Max Aub


Ignacio Jurado Martínez nació en El Cómichi, congregación del municipio de Arizpe, en el estado de Sonora, el 8 de agosto de 1918. Tres años después, la familia bajó al ejido del Paso Real de Bejuco, en el municipio de Rosamorada, en Nayarit. De allí, cuando la mamá enviudó por un “quítame estas pajas”, se trasladaron –eran cinco hijos– a la villa de Yahualica, en Jalisco. Al cumplir los ocho años, Ignacio se largó a Guadalajara donde fue bolero hasta que, a los quince, se descubrió auténtica vocación de mesero. Un lustro después entró a servir en un café de la calle del 5 de Mayo, en la capital de la República.

Sigue leyendo “La verdadera historia de la muerte de Francisco Franco (1960) – Max Aub”

“Play La Marseillaise” scene, Casablanca (HD)

Rick (Humphrey Bogart) and Victor Laszlo (Paul Henreid) are upstairs in Rick’s office, with Laszlo offering to buy the letters of transit. Rick refuses, and in reply to Laszlo’s question as to why, Rick tells him to ask his wife. They then hear German officers singing Die Wacht am Rhein in the main room below. Rick and Laszlo go out on the balcony and look down at the Germans singing.

Bogart’s Nod in the Marseillaise Scene: A Physical Gesture in Casablanca. Richard Raskin
Victor Lazlo in incensed to see the occupying german officers sing Die Wacht am Rhein.
His facial expressions reminds me of at T-1000, I tell you.
Ivvone is sad, and probably drunk. The germans continue singing.
“Play la Marseillaise!”

If any moment in this film might be called a point of no return, this is it. Here, for the first time, in nodding his approval, Rick takes a stand against the representatives of the Third Reich, and places himself on the side of resistance. (..) When the stage has been properly set, the simplest physical gesture can be charged with meaning in a film. Bogart’s nod in the Marseillaise scene in Casablanca stands out as perhaps the most striking example of this important resource in cinematic storytelling, and one particularly deserving of a closer look.

Bogart’s Nod in the Marseillaise Scene: A Physical Gesture in Casablanca. Richard Raskin

One day, when Bogart appeared for shooting, Curtiz told him, ‘You’ve got an easy day today. Go on that balcony, look down and to the right, and nod. Then you can go home.’ ‘What am I nodding at?’ Bogart asked. ‘What’s my attitude?’ ‘Don’t ask so many questions!’ Curtiz replied. ‘Get up there and nod and then go home!’ Bogart did as he was told, and didn’t realize until long afterward that that nod had triggered the famous ‘Marseillaise’ scene, where Henreid leads the nightclub orchestra in drowning out some Germans who’d been singing ‘Die Wacht am Rhein.’ It’s a scene that, ever after thirty years, prickles the scalp and closes the throat, and for all Bogart knew he was nodding at a passing dog.

Nathaniel Benchley, “Here’s looking at you, kid,” Atlantic Monthly, February 1975, p. 44.
The band is nice enough to start playing nicely overlapping with the german song. Conveniently enough, La Marseillaise and Die Wacht am Rhein are on the same tone too.
The german officers are were singing “Die Wacht am Rhein“, btw.

The most wonderful thing about this scene is the reality of it. This movie was made in 1942 and the war was still raging. Almost all the extras used in this scene are real French refugees who escaped to the US. The girl playing the minor role of the character Yvonne shown crying is the famed French Actress Madeleine LeBeau, who was forced to flee Europe to the US with her Jewish Husband. Per interviews about this scene long after the movie it was said after the song finished and the people cheered there was not a dry eye on the set.  

Some YouTube comment
“…Égorger vos fils, vos compagnes!”
Isla Laszlo is not singing. You can tell what must be going in her head and heart.
“Vive la France!”
And here is the full scene. (Source: YouTube)

While writing this post I came across number 14 of “Point of View” magazine which was dedicated entirely to Casablanca. A website from December 2002, no less.

Manifiesto. Jara. Springsteen.

En 1988, cantamos para Amnistía Internacional en Mendoza, Argentina pero Chile estaba en nuestros corazones. Conocimos a muchas mujeres de desaparecidos y ellas venían con fotografías de sus seres queridos. Fue un momento que se queda conmigo para siempre. Si eres un musico politico Victor Jara sigue siendo una gran inspiración. Es un honor estar aquí y lo digo con humildad. Victor Jara Vive

Bruce Springsteen

Yo no canto por cantar
ni por tener buena voz,
canto porque la guitarra
tiene sentido y razón.Tiene corazón de tierra
y alas de palomita,
es como el agua bendita
santigua glorias y penas.Aquí se encajó mi canto
como dijera Violeta
guitarra trabajadora
con olor a primavera.Que no es guitarra de ricos
ni cosa que se parezca
mi canto es de los andamios
para alcanzar las estrellas,
que el canto tiene sentido
cuando palpita en las venas
del que morirá cantando
las verdades verdaderas
,
no las lisonjas fugaces
ni las famas extranjeras
sino el canto de una lonja
hasta el fondo de la tierra.Ahí donde llega todo
y donde todo comienza
canto que ha sido valiente
siempre será canción nueva.

Víctor Jara – Manifiesto

Estos que ves. Max Aub.

Estos que ves ahora deshechos, maltrechos, furiosos, aplanados, sin afeitar, sin lavar, cochinos, sucios, cansados, mordiéndose, hechos un asco, destrozados, son, sin embargo, no lo olvides nunca pase lo que pase, son lo mejor de España, los únicos que, de verdad, se han alzado, sin nada, con sus manos, contra el fascismo, contra los militares, contra los poderosos, por la sola justicia; cada uno a su modo, a su manera, como han podido, sin que les importara su comodidad, su familia, su dinero. Estos que ves, españoles rotos, derrotados, hacinados, heridos, soñolientos, medio muertos, esperanzados todavía en escapar, son, no lo olvides, lo mejor del mundo. No es hermoso. Pero es lo mejor del mundo. No lo olvides nunca, hijo, no lo olvides 

Max AubCampo de los Almendros (1968)
Valencia, 2019.

La Guerra Civil se acaba. Madrid ha caído o está a punto de caer. Los hombres vagan por los campos, confundidos, sin noticias, escondiéndose, mendigando agua y comida en los pueblos. Otros huyen en desbandada. La mayoría pretenden llegar a Valencia o a Alicante, donde se rumorea que hay barcos para llevarlos al exilio. 

Agencia Literario Camern Balcells

En Campo de Almendros se habla de los últimos días antes del fin de la guerra y de aquellos que intentaban huir de Alicante, entre ellos Juan Peset.