Plaza Arturo Barea, Lavapiés: Llamada a la oración.

Ayer salí al centro de salud de Lavapiés, en la plaza Arturo Barea (antes plaza de las Escuelas Pías) a buscar una receta para el tratamiento de la alergia de Julia. Llevamos 1 año dándoselo y aún nos quedan 2 más, pero estamos intentando que la situación actual no lo altere.

¿Dónde estará el señor Manuel Lamela ahora mismo?

En el camino de mi casa al centro de salud apenas había nadie en la calle, salvo una larga y espaciada cola de gente que esperaba para entrar el Carrefour de la plaza de Lavapiés. Esta cola cruzaba la plaza y subía por la calle Lavapiés hasta perderse de vista.

Al salir del centro de salud empezaba a hacerse de noche y me impresionó ver la terraza del Peyma totalmente vacía, algo inaudito un viernes a las 19:30h.

Video también disponible aquí

Mientras grababa el video anterior me fijé en un sonido que provenía del otro lado de la plaza. Crucé la plaza mientras grababa y vi que eran tres hombres haciendo la llamada a la oración.

Justo cuando he dejado de grabar han empezado a intercambiar gritos entre los vecinos. Unos chicos del lado de la calle Embajadores gritaban que se callasen y se fueran a casa. Una chicas de lado de Mesón de Paredes les decían que por favor siguieran.

Este video también se puede ver aquí

Fue una escena hermosa y al mismo tiempo muy desconcertante, casi sobrenatural. Al volver a casa he visto esta respuesta de Juan Carlos Mohr y lo he buscado.

La comunidad musulmana bangladesí de Lavapiés, en el distrito madrileño de Centro, ha convocado a todos los musulmanes, hombres y mujeres, a que salgan este viernes a las 19:30 horas a sus ventanas, balcones y terrazas en la llamada a la oración como gesto de agradecimiento a todas las personas que prestan sus servicios a la ciudadanía para superar la crisis del coronavirus COVID-19.

Gacetín Madrid

La comunidad musulmana ha instado a los fieles de España a salir a las ventanas de sus domicilios a rezar en agradecimiento a las personas que trabajan para luchar contra la crisis por coronavirus. Lo harán este viernes a las 19:30 horas y haciendo sonar el Adhan, la llamada a la oración.

La Sexta

Zarabanda de Igmar Bergman

Ir al teatro es sentarse frente a un espejo que nos obliga a examinar nuestra propia vida.

Anoche pudimos asistir a la adaptación teatral de Sarabande, la última película de Igmar Bergman, estrenada 2003 y de la que nunca se había hecho un montaje teatral.

La Compañía Amortal es quien está detrás de este montaje, con dirección de Mercedes Castro, con Francisco Olmo, Raquel Espada, Javier Pérez-Acebrón y la propia Mercedes en el reparto, en el Teatro de las Culturas.


La zarabanda es una danza lenta, del período barroco desarrollada durante los siglos XVI y XVII, escrita en un compásternario1 (característica de la música barroca) y se distingue en que el segundo y tercer tiempo van a menudo ligados, dando un ritmo distintivo de negra y blanca alternativamente.

“Zarabanda” en Wikipedia

Mis primeros pensamientos al terminar la función fueron “problemas del primer mundo” y ” estos suecos están de atar”, pero en realidad la obra resuena de manera universal, en especial para alguien de mediana edad, casado y con familia.

Una puesta en escena escueta pero muy acertada, en un ambiente muy íntimo. La dirección ha sabido adaptar la frialdad escandinava de los personajes a la calidez mediterránea, pero si dejar de ser fieles al espíritu original.

La obra tiene un antecedente en la película de 2003, última obra de Bergman.

Me gustó especialmente la interpretación de Francisco Olmo, quien sabe dar a su personaje -sobre el papel un anciano de una sinceridad cáustica- un tono realista e irónico que nos permite empatizar con él desde el primer momento.

Johan: He estado pensando mucho en mi vida y ya tengo todas las respuestas

Marianne: ¿Y a qué conclusión has llegado?.

Johan: A que he vivido una vida de mierda, pero muy confortable

Por otro lado no sé si es algo fruto de su época, o de su país, simplemente de su experiencia personal, pero me da la impresión de que en todo momento los personajes femeninos están ahí para “lidiar con la mierda” (a falta de una expresión mejor) de los personajes masculinos.

Esto, que sobre el papel podría parecer una virtud -son ellas las que se comportan como adultos responsables- se vuelve en cierta manera en su contra ya que terminan siendo personajes quizá más planos y con los que, al menos en mi caso, resulta más difícil empatizar.

La historia está ambientada 20 años después del divorcio de la pareja, que se cuenta en una serie para televisión de 1976 de 6 episodios llamada “Secretos de un Matrimonio“.

En fin, que se trata de un montaje sin ninguna pretensión -salvo la de hacer teatro, que no es poco- pero enormemente original y recomendable. Una muestra más del gran teatro que se hace en la escena Madrileña en general y en los teatros de Lavapiés en particular.

Para terminar os dejo un enlace a este entrevista que hace Sergio Díaz a los miembros del montaje en la revista Godot.

Está aún en cartel así que si tenéis oportunidad no dejéis de asistir! Podéis comprar las entradas aquí.

Actualización: Por motivos de agenda Mercedes Castro y Raquel Espada van a ser sustituidas por Isabel Ampudia y Elena Martínez.

Actualización, Rostropovitch hablando sobre el Santande de la Suite n.5 en Do menor.